Entrada: quetzalcoatl                                                                 Diccionario: Tezozomoc


Paleografía: QUETZALCOATL Grafía normalizada: quetzalcoatl
Traducción uno: Culebra de preçiadas plumas *D Traducción dos: culebra de preciadas plumas *D
Contexto: Y así, ellos propios persuadiendo a los naturales, por la estrechura en que estauan, determinó y les habló su dios en quien ellos adorauan, Huitzilopochtli, Quetzalcoatl, Tlalocateutl y otros, como se yrá tratando (f:001v.)

Pero, sobre todo, en las partes que llegauan, lo primero hazían hazer el cu o templo de su ydolo, dios de ellos, Huitzilopochtli, y como benían cantidad dellos, heran de siete barrios, cada uno de su barrio traía el nombre de su dios, como era Quetzalcoatl, Xocomo y Matla, Xochiquetzal y Chichitic, Çentutl y Piltzinteuctli, Meteutl y Tezcatlypuca, Mictlanteuctli y Tlamacazqui y otros dioses, que aunque cada barrio de los siete traía señaldo su dios, traían asimismo otros dioses con ellos, y los que más hablan con los yndios eran Huitzilopuchtli y Tlacolteutl y Mictlanteuctli (f:001r.)

Y así, luego hizieron una hermita toda de carrizo y tule peque del Quetzalcoatl junto al tunal del águila y ojo de agua por no tener adoues, madera, tablazón, por estar en medio del gran lago, çerçado por todas partes de carrizo y tulle y abes de bolantería de todo género (f:003r.)

Y a media noche se leuantauan las mugeres, hazían lumbre de cortezas de árboles (tlaxipehualli) y barriendo sus calles a media noche y bañándose todas las casadas, y luego hazían tortillas rreales, tortillas grandes, llaman papalotlaxcalli, y xonecuillin, gusanos de magués fritos y tostados, lleuáuanlo al templo llaman Omacatzin y Yecatzintli y Coatlxoxouhq, [34r=] (Culebra cruda berde), y al templo de Huixtoçihuatl y al de Milnahuac y a Atlatona y al gran templo de Xochiquetzal y al de Quetzalcoatl y a otros templos pequeños y mayores, todas las noches después de medianoche, como de estaçiones, ofresçiendo como sacrifiçio las comidas heran dedicadas a los saçerdotes de los templos, llamados tlapixquee papahuaquee, lleuando una soga torçida como de un dedo de grueso, dando a tender que mediante los dioses abían de boluer sus maridos bitoriosos con gran presa de sus enemigo; y lleuando estas mugeres una lançadera de texer (tzotzopaztli), señal con espadartes an de bençer sus enemigos sus maridos y hijos; haziendo otras muchas çerimonias las mugeres según rregla antigua de ydolatría (f:033r.)

Y los biexos mexicanos començaron luego el canto y teponaztli y bailar, y luego los biexos figurados en diuersos dioses sujetos a Huitzilopochtli, que el uno le llamaron Ytzpapalotl (Mariposa de nabanxa), y otro se llamó Opuchtli (Persona yzquierda), y otro figura de Quetzalcoatl (Culebra de preçiadas plumas), y otro llamaron Tozcatoçi, con camisa de rrosas, otro Huitzilopochtli, bestido de águila, y otro bestido de tiguere y otro de lobo con su cuero dél, y todos estos con sus espadartes sus manos y rrodelas (f:036r.)

Y con esto que les dixeron a los mexicanos, dixeron: "Sea norabuena de la manera que lo queréis y pedís, con yten y condiçión más que abéis de tributar más blancas esmeraldas (yztac chalchihuitl), y la plumería que abéis de dar de buestro tributo a de ser de la cola de la gran culebra andan en estos montes y orillas de la mar, llaman quetzalcoatl, que es de grandor las plumas de bara y media (çençiacatl ynichuihuiac (f:043v.)

Y los tributos que truxeron era chalchihuitl blanco fino y plumería de la propia cola de la gran culebra quetzalcoatl, que son casi de una braça de larga, y pluma blanca muy ancha y piedras finas de diuersas colores y cacao de todo género, negro y pardo (xochicacahuatl y tiçehuac), y diferentes maneras de algodón en fardos y mantas (cuachtli), de a beinte braças de largo (f:044v.)

Y en otros tiempos, rrezién benidos los mexicanos en estas partes, mandaron labrar y edificar al dios Quetzalcoatl, se fue al çielo y dixo quando se yba que él boluería y traería a nros hermanos (f:050r.)

Llegados al tiempo y término del sacrifiçio y postura de poner la gran piedra y su brazero en el templo, mandó a los se señalasen abían de ser los sacrificadores de los que abían de morir sacrificados: "el uno era llamado Yohualaahua y luego el otro llamado águila y tiguere, Ytzpapalotl, como dezir Mariposa de nabanja, y Opuchtli, Quetzalcoatl (el Çurdo o Izquierdo, Qulebra de pluma preçiada), y Tonçi, Yxcuinan, Tlalotla y el otro llamado Huitzilopochtli y Napateuctli (Quatro bezes prençipal (f:065r.)

Llegado, los dos rreyes Neçahualcoyotl y Totoquihuaztli, que fueron los lo armaron cauallero y le dieron el trono y silla ymperial, le saludan con una muy larga oraçión en alabança y salsamiento de tan buen prinçipe y señor, poniéndole delante de acreçentar el ymperio mexicano y de ser muy diligente en hazer sacrifiçios al tetzahuitl Huitzilopochtli muy a menudo, y con esto le proponen los rreyes otras breues palabras, diziéndole: "Ya de oy, señor, quedáis en el trono, silla que primero pusieron Çen Acatl y Nacxitl Quetzalcoatl (la Caña sola No alcansada de la Culebra de preçiada plumería (f:075v.)

Hecho esto y cantado delante dél, le tornan a desconponer y le adornan de los bestidos llaman de Quetzalcoatl, y antes le enbixan con color negro del humo de la margajita y lugar de corona le ponen una guirnalda llaman oçeloconpilin y una manta diferente llaman nahualix, y pónenle luego unos colgaderos como de obispo, de a dos palmos, salen de la cabeça y por çima de las orejas, llaman chalchiuhpapan, y las muñecas de las manos como braçeletes azules y las gargantas de los pies y en la mano le ponen una bara como bordón, llaman coatopilli, y un arco de la pequeña dorada; y luego los cantores le saludan y hablan como si biuo fuera, le dizen: "Señor, lebantaos y caminá para uro padre, el señor del infierno, al eterno del olbido, que no ay calle ni callexón çierto, si es de día o de noche, siempre en perpetuo descanso, y buestra madre, que os aguarda, que es llamada Mictecançihuatl (f:081v.)

El tributo de Cuetlaxtlan hera para el ornato de prençipales: beçoleras de esmeraldas, orexeras de oro, frentaleras de papel, que así le nonbran, dorado, teocuitla yxcuaamatl (bandas anchas doradas), collarejos de las gargantas de los pies para señores (yoxipepetlactli), trançaderas de cauello con plumería rrica, trançadera de abes, de águila la plumería, trançaderas de abes doradas llaman çacuantlalpiloni, beçoleras de oro senzillo, beçoleras berdes de piedras rricas, beçoleras de cristal, otras beçoleras de piedras de diferentes maneras, amoxqueadores de pluma muy rrica con las lunas de en medio de oro, cueros de tigueres muy bien adouados, y leones, louos, onças, mucho género de mantas muy rricas de muchas y diuersas colores labradas y mucha sunma de pañetes labrados de ynfinitas maneras de labores y colores y en ellas puestos y labrados la figura de los dioses, como es Xochiquetzal y Quetzalcoatl y Piltzinteuctli, estos para los señores y prençipales más altos que los otros; y luego mantas largas delgadas de a beinte braças de largas y de a diez braças y de a ocho y de a quatro y de a dos braças, y las mantas de todo género de labores diferentes, a las marauillas galanas; y naguas muy rricas para las mugeres de los señores, hueipiles, y las naguas, las nonbran chiconcueitl y tetenacacocueitl, hueipiles llaman y nonbran xoxoloyo y maipiloyo, y otros labrados de ynfinitas labores, que es lo que acostumbran a hazer y traer las mugeres de señores y de prençipales y no las maçehuales como agora usan tan comúnmente en general, que era con graues penas la que se quería abentaxar a traerlo, y lo consiguiente los honbres que eran comunes y llanos no traían puestas mantas labradas sino blanca o de nequén, ni traía cotaras ni pañete (maxtlatl) de lienço sino de nequén, so graues penas, saluo que aunque [94v¾] aunque fuese mançebo y ubiese ydo a guerras y alcançado bitoria, ubiese hecho presa de cautiuo, a estos tales nada les hera prohibido, ates entrauan en el palaçio y aconpañauan al rrey y a sus prençipales y capitanes (f:094v.)

El que tomó la figura de Huitzilopochtli se subiló su açotea y alto de el templo, y Tlalocateuctli y Quetzalcoatl y Opochtli e Ytzpapalotl, estos an de ayudar al rrey Ahuitzotl, que an de degollar con él y abrir cuerpos todo juntos, y el llamado Apanteuctli y el Çactlamatzin y Tonçi e Yzquitecatl y Chicnauhecatl an de ayudar a degollar con el Çihuacoatl, que an de estar en el cuauhxicalco, y los que an de ayudar a Neçahualpilli en Yupico es el uno Yuhualahua, y al Totoquihuaztli le a de ayudar Coatlycuec ençima del Huitznahuac del tenplo (f:096r.)

Y estando cansado asimismo el de la figura de Huitzilopochtli, tomó luego otro el nabaxón de Tlaloc, y haziendo la cruel carniçería o cansándose este, bino luego Quetzalcoatl; éste degolló y abrió más cuerpos los otros por ser mançebo dispuesto, menbrudo (f:097v.)

Y unos aposentillos como dezir oratorios, llaman calpolco, tenían colgadas las mantas rricas de sus maridos y hermanos, llaman omatl, y sus ydolos de Quetzalcoatl y diosas Huixtoçihuatl y Atlantonan y el que llaman Yxtliltoyahua y Chalchiuhcuec y huesos de los sacrificados abidos de las guerras ("malli yomio"), y los dioses de las guerras (Malteteo), y antes que salga el Luzero de la mañana hazen lumbre y lleuan sus brazerillos o ynçensarios y, echado dentro copal, sahuman a los dioses y a las diosas y a los huesos y rropas de sus maridos (f:105v.)

Y llamó Monteçuma a Tlacochcalcatl, capitán, luego hiziesen una gran tumba, llaman tlacochcatli, y hiziesen quatro bultos de madera libiana, que llaman tzonpantli, y bueltos y figurados como personas biuas, les ponen de la manera heran los difuntos, que para aquello abía sin guales otros ofiçiales pintores, carpinteros, canteros, los quales no se hallarán agora, si no miren las labores de Quetzalcoatl y Huitzilopochtli y el temalacatl [132v¾] que oy está la plaça rreal mexicana (f:132v.)

Començando a rrodealle por todas partes le hiriere y como cae el miserable yndio, que no puede herir al matador por estar un estado de altura, en cayendo están aguardando çinco de los saçerdotes o seis y arrebátanle y pónenle ençima de la piedra que está junto al aguxero llaman cuauhxicalli o brasero ynfernal, y biene luego en un ymprouiso el heridor y biuo como está, tendido boquiarriba, le abren el pecho, que no se puede rroder el miserable yndio [134v¾] por le tener asido fuertemente seis saçerdotes balentachos, y luego le abre el pecho le saca el coraçón con un ancho nabajón, lleua el coraçón saltando y unta al ydolo en la boca, y luego biene con él y héchalo dentro del cuauhxicalli, un aguxero que tiene la gran piedra, que muchas uezes el cuerpo del miserable yndio sin coraçón, luego se lo sacan, se lebanta y ba a caer tres o quatro pasos adelante; lo qual bido Don Femando Cortés, capitán de los cristianos, en la çiudad de Tepeaco un sacrifiçio hizieron a uno de los enemigos, por donde Fernando Cortés, de rrabia y coraxe de beer la crueldad, hizo derribar el gran ydolo y dios de ellos, Quetzalcoatl, de lo alto del cu, por cuya causa se alborotaron los yndios y bino a rrompimiento, binieron a las armas y mató y desbarató el dho capitán a los de aquel pueblo, más de diez mill (f:134v.)

Y mirá, hijo, el origen y prinçipio de los que nos rrigieron, gouernaron, los dioses y señores, en Aztlan Chicomoztoc, llamado el uno Çe Acatl y Nacxitl y Quetzalcoatl, que de esta manera rreinaron y gouernaron el mundo, a la gente chichimeca de los mexitin, que agora son llamados mexicanos, y por este estilo y orden binieron señoreando Tula y en Cuauhtlam (f:146r.)

Y pues está dho y prometido el benidero tiempo y en donde se dixo y pronunçió, no tengáis de esto tristeza, desechalda; si no, mirad, señor, lo que oy se trata del Çe teuchtli, heran un señor prençipal este Çe teuchtli lleuó consigo Quetzalcoatl (f:153r.)

los lleuó su rrey y señor Quetzalcoatl, no están agora en el mundo (f:153r.)

Llamó a Tlilamcalqui, díxole: "Ya está acabado lo que abéis de lleuar y es que os abéis de partir a dar este presente a los que son agora benidos, que tiendo que el dios que aguardamos Quetzalcoatl, porque los biexos de Tulan tienen por muy çierto que les dexó dho su dios Quetzalcoatl que abía de boluer a rreynar en Tula toda la comarca de este mundo y que quando se yba lleuaua y yba dexando, que yban tras dél los montes, los rríos, los mineros de oro y piedras preçiosas, que oy las tenemos y gozamos (f:155r.)

Y si biéredes que comen de todo género de esto, berdaderamente es el que aguardamos Quetzalcoatl (f:155r.)

Considerando Monteçuma los sartales de la cristalina y abalorios y todos demás cosas, dixo: "Berdaderamente me a hecho mucha merçed el dios Quetzalcoatl, el que estaua y rresidió con nosotros Tula (f:157v.)

Dado a los sacerdotes del templo de Tula, dixéronles: "Tomad y terrad esto en el templo hera de Quetzalcoatl (f:157v.)

Cumplido esto, llamó a Tlilancalqui y a Cuitlalpitoc, díxoles Monteçuma: " berdad que tenía por çierto que estos dioses os abían comido, pero pues no fue ansí, tanpoco comieron de ntras comidas, abranlas olbidado, que a más de trezientos años se fue Quetzalcoatl al çielo y al ynfierno (f:157v.)

Dixeron en rrespuesta que los antiguos biexos predestinaron, como sabios heran, que abía de boluer Quetzalcoatl en otra figura y los hijos que abía de traer eran muy diferentes de nosotros: "Más feroçes y balientes, de otros trajes y bestidos y habla muy çerrada, que no los abemos de tender, los quales an de benir a rregir y gouemar esstas tierras, que es suya de tienpo ynmemorial (f:158v.)

Fuente: 1598 Tezozomoc
Notas: Esp: [-- Esp: ]--
Enlace a este término o gurpo de términos: Enlace
http://www.gdn.unam.mx/diccionario/consultar/palabra/quetzalcoatl
Enlace con código HTML
<a href="http://www.gdn.unam.mx/diccionario/consultar/palabra/quetzalcoatl">quetzalcoatl</a>
Regresar